Construction Equipment LATIN AMERICA AND THE CARIBBEAN

Volvo CE comienza las pruebas con un prototipo de camión articulado de hidrógeno

caminhão articulado volvo

Volvo Construction Equipment (Volvo CE) continúa con su compromiso de impulsar el cambio hacia un futuro de cero emisiones. La empresa ha empezado a probar el Volvo HX04, un prototipo de camión articulado de pila de combustible. Los resultados aportarán información acerca de las posibilidades que ofrece esta tecnología a medida que Volvo CE sigue investigando para sus futuros programas de desarrollo de producto. 

Volvo CE ha acelerado su trabajo sobre las fuentes de energía sostenibles, actuando en base a su compromiso con los Objetivos Basados en la Ciencia (SBTi). El objetivo es lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2040 en toda la cadena, impulsando la transformación del sector hacia la neutralidad de carbono. 

Como parte de este recorrido, la empresa ha desarrollado un prototipo de camión articulado, el Volvo HX04, con pilas de combustible de hidrógeno sin emisiones. Además de ofrecer máquinas eléctricas de batería (Volvo CE ofrece el mayor portafolio de productos eléctricos del sector), la empresa está dirigiendo sus esfuerzos a explorar el potencial de electrificación a través de esta otra tecnología.

"Fuimos los inventores del primer camión articulado del mundo hace más de 55 años. Ahora tenemos la satisfacción de una vez más impulsar el cambio con este camión movido por pila de combustible. Aunque todavía es un prototipo, esta innovación brindará información valiosa sobre las oportunidades del hidrógeno en la transformación energética, junto con otras soluciones de baterías eléctricas. Creemos que explorando múltiples tecnologías podemos crear un mejor camino hacia la descarbonización de la industria de la construcción", dice Carolina Diez Ferrer, directora de programas de ingeniería avanzada de Volvo CE.

Impulsando el cambio a través de asociaciones 

El Volvo HX04 es el resultado de un proyecto de investigación realizado entre 2018 y 2022. El prototipo está financiado por el FFI, una colaboración nacional entre Vinnova, la Agencia Sueca de Innovación, la Agencia Sueca de Energía y la Administración Sueca de Transportes. La acción consiste en el apoyo a la investigación, la innovación y el desarrollo estratégico en materia de vehículos sostenibles. Las asociaciones también incluyen a RISE, los institutos de investigación suecos, así como a PowerCell Sweden, una incubadora de soluciones energéticas de hidrógeno basadas en pilas de combustible.

El desarrollo y la construcción del prototipo se llevaron a cabo en gran medida en la planta de Volvo CE en Braås (Suecia). Fue allí, en essa misma fábrica que en 1966 nació el primer camión articulado del mundo, el Carlitos Gravilla. Por esta razón, el Volvo HX04 fue apodado "Carlitos Eléctrico". Los ingenieros del Centro Tecnológico de Eskilstuna, también en Suecia, aportaron el software y los conocimientos de su laboratorio de pruebas de pilas de combustible. Aunque todavía no está disponible comercialmente, este vehículo conceptual proporcionará información para la producción en el futuro. 

Estación de reabastecimiento de hidrógeno

La infraestructura para el hidrógeno aún se está desarrollando. Shell instaló una estación de servicio en la pista de pruebas de Volvo CE en Braås. Shell y el Grupo Volvo son miembros fundadores de H2Accelerate, una colaboración entre empresas para fomentar las condiciones para la introducción de los camiones de hidrógeno en Europa. 

"Proporcionar la infraestructura de abastecimiento para este proyecto innovador dio a Shell la oportunidad de demostrar nuestra capacidad técnica en materia de hidrógeno. Por otra parte, permitió apoyar a uno de nuestros principales socios a dar un paso más en su trayectoria de descarbonización, que también es parte de nuestra estrategia", afirma Oliver Bishop, gerente de Shell para la movilidad de hidrógeno.

Cómo funciona

El proceso de abastecer al Volvo HX04 con 12 kg de hidrógeno lleva unos 7,5 minutos, lo que permite que el equipo opere durante aproximadamente cuatro horas. Las pilas de combustible funcionan combinando hidrógeno y oxígeno. La reacción química resultante produce la electricidad que mueve la máquina. En este proceso, las pilas de combustible también producen calor, que puede utilizarse para calentar la cabina. La única emisión es de vapor de agua.

En principio, una pila de combustible funciona de forma muy parecida a una batería. Pero en lugar de cargarse a través de una fuente externa, tiene la capacidad de generar su propia electricidad a partir del hidrógeno a bordo. Los equipos con tren motriz eléctrico de pila de combustible tienen un tiempo de máquina disponible (uptime), una autonomía y un abastecimiento de combustible similares a los de los equipos con motor de combustión.

Los vehículos eléctricos con batería y los biocombustibles ya están disponibles comercialmente como alternativas más sostenibles al diésel de origen fósil. La comercialización de máquinas impulsadas por hidrógeno está prevista para la segunda mitad de esta década.

28 de junio de 2022

Åsa Alström
Head de Comunicación Estratégica
Volvo Construction Equipment
asa.alstrom@volvo.com

 

Marco Greiffo
Comunicación Corporativa – Grupo Volvo América Latina
Teléf.: +55 41 3317-7830 / 3317-8736
marco.greiffo@volvo.com