Canteras y minería: el entorno perfecto para probar el transporte autónomo

El principal objetivo del sector es crear soluciones para que el transporte sea totalmente eficiente mediante avances en automatización. Volvo Autonomous Solutions lo logrará con toda probabilidad iniciándose en primer lugar en el sector de las canteras y la minería.

Tras más de un siglo viviendo avances a un ritmo constante y pausado, la industria automovilística está sufriendo una revolución doble: por un lado está resintiendo una enorme presión para reducir las emisiones mediante la electrificación y, por otro, está luchando por hallar la panacea del transporte: el vehículo o la máquina que funcione sin operador. Si bien se han experimentado enormes avances en la transición a sistemas híbridos y eléctricos, la creación de un transporte autónomo se está encontrando más dificultades en su proceso de perfeccionamiento.
«La automatización se ha topado con un muro a la hora de integrarse en el mundo de la automoción, porque el objetivo es que los vehículos autónomos circulen en cualquier lugar y convivan de forma segura con todas las variables del día a día, o sea, coches, camiones, bicicletas, personas, perros, gatos, etc.», aclara Perjohan Rosdahl, jefe de Soluciones todoterreno de Volvo Autonomous Solutions. «La solución de estos problemas es de una enorme complejidad, incluso para las mayores empresas de automoción y tecnología del mundo. Nuestra estrategia consiste en empezar con entornos reducidos y limitados, y cosechar resultados a partir de ahí con el tiempo. El lugar ideal en este sentido son las canteras, donde los puntos de carga y descarga están claramente definidos dentro de circuitos que suelen ser bastante cortos».

Empezar por lo más básico. Avanzar después.

El cambio a máquinas autónomas no consiste solo en sustituir máquinas con un operador por otras sin operador. Las máquinas autónomas desencadenarán la automoción de todo el proceso, por lo que es necesario replantearse todas las operaciones. Volvo Autonomous Solutions nació el 1 de enero del 2020 con el fin de desarrollar y comercializar soluciones de transporte autónomo para todo el Grupo Volvo.

Sin embargo, no se limita solo a suministrar máquinas adaptadas dentro del Grupo Volvo, sino que Volvo Autonomous Solutions ayudará a los clientes con soluciones que resuelvan otro tipo de complicaciones de sus máquinas, principalmente, infraestructuras de soporte, torres de control, reparación y mantenimiento, conductores virtuales e incluso la realización de operaciones, si fuera necesario. «Esta estrategia consiste tanto en el desarrollo de máquinas autónomas, como en la adopción de una nueva forma de pensar», advierte Uwe Müller, jefe de Ventas y marketing de Soluciones todoterreno en Volvo Autonomous Solutions. «Lo que pretendemos es automatizar el proceso de transporte, no limitarnos a vender una máquina. Y, por eso, tenemos que concebir una solución integral que atienda a todo el proceso».

Capacidad de automatizaciónvolvo-ce-mini-campaign-why-autonomous-transport-will-happen-in-quarries_02

Volvo Autonomous Solutions está colaborando codo con codo con otras áreas del Grupo Volvo, sobre todo, con los departamentos de soluciones todoterreno de Volvo Construction Equipment. En consecuencia, las nuevas máquinas, tanto si son desarrolladas para ser autónomas, como el premiado dúmper autónomo TA-15, como si son equipos convencionales con operador, emplean las mismas plataformas de conducción autónoma, lenguajes de codificación, etc. De esta forma, se pueden hablar con estas máquinas de la misma manera y, además, se abre la posibilidad a ampliar sus posibilidades con mayor facilidad. Todas las máquinas no serán autónomas, pero la posibilidad de serlo es la clave para que Volvo Autonomous Solutions convierta productos estándares en máquinas sin operadores con su kit patentado de conducción autónoma.

Canteras y minas

«Debemos estandarizar el proceso en la medida de lo posible para reducir las dificultades que nos encontramos en el realidad», apunta Müller. «En las canteras, tenemos esta posibilidad, ya que se trata de una zona limitada y muy controlada, donde es más fácil separar el transporte autónomo del resto de procesos. El proceso es sencillo y repetitivo en las tareas de carga y descarga».
«Estamos empezando con casos pequeños de menor complejidad, para en el futuro conseguir mayores logros», comenta Rosdahl. «El siguiente paso será asociarnos con clientes en aplicaciones de minería y túneles subterráneos. Las máquinas autónomas, sobre todo las eléctricas, funcionan igual de bien con o sin luz, y conllevan otro beneficio: evitar que las personas corran riesgos en lugares peligrosos. A partir de ahí, a medida que vayamos integrando nuestra tecnología, podremos pasar a proyectos de movimiento de tierra de mayores dimensiones, no solo porque siguen estando en ubicaciones limitadas, sino también porque se conjugan más variables».
Una mejor optimización de los procesos, un menor consumo de energía y una mayor seguridad son solo tres de las ventajas que conllevan las máquinas autónomas. Quedan todavía muchos avances que realizar en I+D. Aunque llegarán. Sin embargo, la verdadera revolución no se producirá con una innovación técnica, sino con modificaciones en la legislación y un replanteamiento para que el proceso en su totalidad sea más eficiente. De lo que no cabe duda es que las soluciones autónomas acabarán llegando, y revolucionarán los modelos de empresas tal y como los conocemos.

volvo-ce-mini-campaign-why-autonomous-transport-will-happen-in-quarries_05

MÁS INFORMACIÓN

Tiffany Cheng

Director, External Communications
Volvo Construction Equipment
Tel: +32 499 56 68 47
E-mail: tiffany.cheng@volvo.com

Brian O'Sullivan

SE10
London
Tel: +44 7733350307
E-mail: osullivan@se10.com