Volvo CE simplifica las marcas de sus productos como parte de su premiada estrategia de diseño

El cambio a nombres más cortos y menos complicados de los productos de Volvo Construction Equipment (Volvo CE) constata su deseo de ampliar sus miras más allá de sus productos, para adoptar una visión mucho más general. Esta nueva filosofía de diseño y su política de denominación, que han ganado el prestigioso premio de diseño de producto Red Dot de 2020, han sido concebidas para reflejar mejor el aspecto y la experiencia premium de la gama.

A partir de este mes, los nuevos productos y las actualizaciones de la marca Volvo lucirán en su lateral el tipo de producto y el tamaño. Y nada más. El resto de información de los productos, como el modelo en sí y su serie, seguirán apareciendo en las especificaciones, los catálogos y la placa con el número de identificación, por lo que no se producirá ningún cambio en la forma de comprar productos o encargar recambios.

La verdadera finalidad de este cambio es que la marca de los productos refleje la tradición escandinava de corte minimalista que distingue a la empresa. Es igualmente el resultado de un deseo que ya nació hace tiempo de crear un diseño centrado en el ser humano que fuese sencillo, claro e ilimitado. 

Una versión sencilla de diseño y funcionalidad

Gustavo Guerra, director de diseño de Volvo CE, explica: «Siempre hemos buscado diseños honestos y sencillos en la línea de la potencia inteligente de nuestros productos. Sin embargo, caímos en la cuenta de que la denominación de nuestra marca no se ajustaba a la calidad avanzada y con un sentido claro de nuestros productos. Esta decisión persigue elevar la confianza y la claridad no solo del operador, sino de todo el personal de las obras, que es, al fin a y al cabo, lo que quiere decir un diseño ilimitado.

Las obras de construcción modernas no dan tanta importancia al producto, sino a la zona de construcción en sí. Al actualizar la denominación del producto, Volvo CE se propone crear una forma aún más clara de comunicación entre todas las partes implicadas, desde el operador en el lugar de obras, hasta el personal administrativo. Con la proliferación de nuevas tecnologías, hay que actualizar los productos de cada generación. Por ese motivo, si dejamos de cambiar el nombre de los productos con cada actualización, por muy pequeña o grande que sea, el sistema de marca sigue siendo sencillo y con un sentido claro.

«Nos encontramos ante una disyuntiva, ya que ahora concurren nuevas formas de trabajar con las de siempre», señala Gustavo. «No dejan de sucederse los avances en tecnologías eléctricas, autónomas y de conectividad, mientras que seguimos necesitando equipos diésel, por lo que pronto veremos como las actualizaciones de nuestros productos se dispararán. Nuestro sector está viviendo una época de cambios, pero nuestra estructura de marca no tiene por qué reflejarlo también».

Lanzamiento de los primeros modelos con la nueva denominación

A partir de ahora ninguna modificación en la cabina, los controles del operador, el bastidor o en las funciones técnicas acarreará un nuevo nombre largo y complicado cuando se comercialice el producto con su actualización. En la práctica esto significa que la revisión y la especificación del producto dejarán de formar parte de su identidad en el exterior, donde solo se conservará una abreviación y el tamaño del producto. Sin embargo, toda la información técnica seguirá estando como siempre en las placas con el número de identificación del producto y en los materiales de marketing. Los primeros modelos que se han lanzado siguiendo esta nueva política de denominación son los dos primeros modelos eléctricos ECR25 y L25, así como la generación F de la ECR58, que recientemente se ha alzado con el premio Red Dot por su diseño. Se trata del mayor reconocimiento a nivel mundial en cuanto a calidad de diseño industrial. El jurado declaró sentirse «impresionado por el equilibrio en su construcción, no solo en la cabina, sino también en el exterior y en la experiencia del usuario».

Esta nueva filosofía de diseño apenas afectará a la forma en que los clientes compran nuestros productos, encargan recambios o realizan las revisiones. Al igual que ya ocurre actualmente, los clientes podrán consultar las especificaciones en la placa del número de identificación del producto, ya que allí pueden encontrar las configuraciones detalladas para utilizar los servicios de posventa, encargar recambios y realizar reparaciones.

Este cambio afectará a todos los modelos que salgan nuevos y las actualizaciones, y se hará de forma gradual a partir de este año hasta previsiblemente el 2025.

«No se trata de una mera iniciativa para cambiar los nombres», advierte Gustavo. «Sino que es una expresión de nuestra filosofía de diseño, la cual rige la forma en que creamos la nueva generación de productos de construcción. Una de nuestras mayores responsabilidades es ayudar a que nuestros clientes no se pierdan en la avalancha de cambios digitales y, para ello, debemos ofrecerles comunicaciones claras y honestas para gestionar mejor esta era de cambios».

MÁS INFORMACIÓN

Anna Arbius

Jefa de Comunicaciones y marketing
Soluciones Autónomas de Volvo
Correo electrónico: anna.arbius@volvo.com

Tiffany Cheng

Director, External Communications
Volvo Construction Equipment
Tel: +32 499 56 68 47
E-mail: tiffany.cheng@volvo.com