Ascendum España

Mayor tiempo de funcionamiento con Volvo ACTIVE CARE

La implantación global de Volvo ACTIVE CARE se suma a la lista de innovaciones con las que Volvo CE ha irrumpido en el sector. Su objetivo es eliminar el exceso de cálculos en los sistemas telemáticos en las máquinas, para lo que combina la supervisión de la flota con informes de las máquinas prácticos y minuciosos.

Está aumentando la aparición de sistemas telemáticos de a bordo y de formas de comunicación remota, por lo que suele ocurrir que los directores de flotas se ven saturados con ingentes cantidades de información proveniente de las máquinas modernas de construcción. Así pues, Volvo Construction Equipment (Volvo CE) ha ampliado la disponibilidad de la función exclusiva Volvo ACTIVE CARE a nivel global para cubrir las necesidades de supervisión y de información del estado de las máquinas. El objetivo es que los clientes puedan dedicar más tiempo a sus operaciones. Volvo ACTIVE CARE es un servicio telemático inteligente que unifica la supervisión del estado de las máquinas y elabora informes semanales con vistas a reducir los tiempos de parada. 
Los análisis remotos conllevan numerosas ventajas, como la detección de incidencias antes de que se conviertan en averías, así como un mejor cumplimiento de la planificación del mantenimiento. Los técnicos en los concesionarios pueden conocer de qué problema se trata en cada caso, por lo que no tienen que desplazarse tantas veces hasta la ubicación del cliente, y pueden llevarse las herramientas, las piezas y la información más adecuada para que haya más probabilidades de que se pueda reparar la máquina en la primera visita. De esta forma, se aumenta el tiempo de funcionamiento, mientras que el cliente reduce sus costes.

 

CÓMO FUNCIONA

El proceso es muy sencillo: CareTrack, un sistema telemático de Volvo, recopila información de una serie de puntos de la máquina, los cuales son además supervisados de forma remota mediante la comunicación entre máquinas por parte de los centros de control de funcionamiento que tiene Volvo por todo el mundo. Es ahí donde los expertos especializados de Volvo, los cuales conocen las máquinas perfectamente, emplean un avanzado software de diagnóstico con el que procesan la información. Siempre que se detecta una alerta grave o un fallo en una máquina, se advierte al concesionario y se le facilita información sobre el diagnóstico del problema. A continuación, el concesionario informa al cliente sobre la incidencia y se toman las medidas necesarias para solucionarla. 


Por suerte, los problemas graves ocurren con muy poca frecuencia. No obstante, los clientes pueden tener la tranquilidad constante de que se está supervisando sus máquinas mediante informes semanales de su rendimiento. Estos informes revelan áreas susceptibles de mejora con vistas a aumentar la disponibilidad de una máquina en concreto o de una flota de máquinas.

Información semanal con beneficios a largo plazo

Si hay una ventaja que destaca entre las otras de Volvo ACTIVE CARE y de los centros especializados para el control de funcionamiento es que los clientes ya no tienen que pasar tiempo sacando conclusiones de una cantidad descomunal de información de la máquina, ya que de eso se encargan precisamente Volvo y su concesionario.
Debido a que esta interacción se produce con mayor frecuencia, tanto Volvo y el concesionario, como los clientes pueden colaborar para determinar qué medidas se pueden adoptar para optimizar el factor que más afecta a la rentabilidad: el tiempo de funcionamiento.

«Con ACTIVE CARE, apostamos más que nunca por tiempos de funcionamiento más extensos», apunta Koen Sips, vicepresidente de Soluciones para clientes de Volvo CE.

Imagen 1: Volvo ACTIVE CARE elimina el exceso de cálculos en los sistemas telemáticos.
Imagen 2: Informes detallados semanales.