Ascendum España

Cuatro formas en las que la formación reduce el coste total de propiedad

Los operadores son un factor determinante en el coste total de propiedad. Los clientes que invierten en sus trabajadores obtienen enormes beneficios económicos a largo plazo, ya que de esa forma pueden sacar lo mejor de sus máquinas. La formación de los operadores aporta los siguientes beneficios.

1. Menor gasto en combustible

Los operadores inexpertos que aceleran a fondo todo el tiempo y dan tirones a las máquinas, consumen cantidades ingentes de combustible. Este no es barato y con el tiempo este defecto se traduce en una elevadísima cantidad de dinero desperdiciado en un consumo innecesario de combustible. Con la formación los operadores aprenden a detectar cuánta potencia necesitan sin que las ruedas patinen. No obstante, los operadores con más experiencia también se pueden beneficiar de cursos como EcoOperator Training, en el que se les enseña a los participantes la manera más inteligente de planificar su trabajo y aprovechar al máximo todas las últimas funciones que mejoran la eficiencia de las nuevas máquinas Volvo. Se trata de una inversión que se amortiza a corto plazo. Además, todo el ahorro en consumo de combustible afecta positivamente en los resultados financieros de las empresas.

2. Disminución de los gastos de mantenimiento

Además de un consumo inadecuado de combustible, hay otros factores que desgastan de forma innecesaria las máquinas y reducen la vida útil de sus componentes, como revolucionar en exceso el motor, realizar movimientos repentinos y bruscos, o sobrecargar las máquinas. Por otro lado, cabe la posibilidad de que los operadores sin formación intenten maniobras peligrosas o tareas para las que las máquinas no están previstas, lo que puede provocar daños con su consiguiente coste. En los cursos de formación se enseña a los operadores a trabajar con las máquinas de forma suave, cuidadosa y responsable, lo que conlleva una disminución significativa de los gastos de mantenimiento a largo plazo.

3. Prevención de accidentes costosos

Si hay algo que temen todos los clientes son los accidentes. Aunque no provoquen lesiones en el operador o a otras personas que se encuentren en la obra, los accidentes provocan inevitablemente tiempos de parada no planificados mientras se investiga la causa del incidente y se arregla cualquier daño. Ningún elemento repercute tanto en los beneficios como el tiempo de producción perdido y los costes de reparación. El compromiso de Volvo es garantizar la seguridad y, para ello, desarrolla numerosas funciones en sus máquinas para mejorarla. No obstante, no puede garantizar la seguridad si se produce un uso indebido. Gracias a la formación, los operadores podrán concienciarse en materia de seguridad de modo que operen siempre las máquinas de manera correcta y responsable, teniendo en cuenta a las personas y a otras máquinas en la obra. Seguridad es sinónimo de fiabilidad en lo que a producción se refiere. De hecho, reduce el coste total de propiedad en general.

4. Aumento de la producción general

Las capacidades de las que disfruta un operador afectan en gran medida a la cantidad de trabajo que es capaz de realizar en un turno. De hecho, cuando planifica su trabajo de forma eficiente, emplea movimientos con precisión y logra un factor óptimo de carga y llenado, ahorra una gran cantidad de tiempo. Así pues, si sus operadores adquieren nuevas habilidades, su productividad experimentará un notable aumento. Es decir, a mayor producción, mayores serán sus ganancias.

Simuladores de Volvo

Cómo maximizar la rentabilidad